¿Por qué es cuestionable la teoría de la evolución?

enero 13, 2010

    A raíz de la publicación del libro de Charles Darwin “El origen de las especies” en 1859 la teoría de la evolución se ha convertido en el fundamento ó base de gran parte del pensamiento humanista en los últimos 150 años. Así pues, inspirados en esa idea, muchos han llegado a la conclusión de que prácticamente todo evoluciona, la ciencia, el arte, la historia, la moral, etc., etc., etc., ¿Pero esto realmente es así?

A continuación señalo las razones por las que pienso que la teoría de la evolución es cuestionable:

Por su propia naturaleza

    Siendo que  la teoría de la evolución es precisamente eso, una teoría, no hay motivo para pensar que sea incuestionable, pues una teoría es una especulación ó hipótesis sujeta a discusión mientras no se pruebe realmente que sea un hecho científico, y aún si aparentemente se probara, siempre existiría la posibilidad de cuestionarla porque muchas de las supuestas evidencias que la apoyarían con el tiempo han resultado ser completamente erróneas ó inexistentes. A propósito, David Raup, curador del Museo Field de Chicago, uno de los mas grandes,  afirma “la mayoría de las personas asumen que los fósiles proveen una parte muy importante de la argumentación hecha a favor de las interpretaciones darwinianas, bueno, han pasado mas de 100 años desde Darwin y el conocimiento del registro fósil ha aumentado enormemente… Irónicamente, tenemos incluso menos ejemplos de transición evolutiva que los que teníamos en la época de Darwin”.

   Además los métodos de datación de la edad de la tierra ó la vida tales como los basados en el carbono, el potasio ó el argón,  según los cuales los fósiles tendrían millones de años de antigüedad, si bien son cálculos matemáticos no dejan de ser teóricos pues solo un ente que haya vivido millones de años podría confirmar si realmente esos cálculos son correctos.  Incluso estudios geológicos han demostrado que los estratos mas profundos de la tierra no son los mas antiguos necesariamente como creían los abanderados de la evolución, sino que donde se suponía debían estar los estratos más antiguos se han encontrado los más recientes y viceversa. A propósito hace pocos años se llevaron unas muestras de flujos de lava de 1949 y de unos depósitos de una avalancha que ocurrió en 1954. Las muestras fueron llevadas a los laboratorios Geochron en Boston parta una datación completa y los resultados fueron más que sorprendentes:

  A la mayoría de las muestras se les atribuyeron una antigüedad que fluctuaba entre menos de 270,000 años hasta 3, 500,000 años. ¡Y eran muestras del siglo veinte! De esa manera podemos notar que la teoría de la evolución es cada vez es mas teoría y menos ciencia.

    Eso no es todo, la posibilidad matemática de que el universo y la vida se hayan desarrollado por azar es tan pequeña que prácticamente es inexistente. Incluso aceptando los supuestos millones de antigüedad que se le atribuye al universo, ese tiempo no sería suficiente para que llegue a existir todo el complejo orden natural que nos rodea.  En el mundo de las estadísticas, cuando la probabilidad de que suceda algo sobrepasa cierto límite de ceros en contra es considerada imposible.

    Por eso algunos optimistas afirman que falta poco para que la comunidad científica reconozca públicamente que el abrazar la teoría de la evolución ha sido uno de las más grandes errores de la historia. Claro que ante el evidente fracaso de la teoría de Darwin surgen otras ocurrentes hipótesis como la del equilibrio punteado  pero son como manotazos de ahogado que pretenden tapar el sol con un dedo, en realidad no tiene fundamento científico.

     Por eso, cada vez más se va reconociendo  que la teoría de la evolución es una pseudociencia pues para calificar como ciencia la teoría de la evolución debería  probarse según el método científico que los mismos materialistas defienden pero, como hemos visto, los intentos de convertir la teoría en verdadera ciencia han sido un fracaso pues nunca podrá probarse en un laboratorio algo que supuestamente sucedió hace millones de años. A propósito el zooólogo británico Leonard Matthews, preocupado por sus colegas, afirma: “El hecho de que la evolución sea la columna vertebral de la biología, y de que la biología este así en la posición peculiar de ser una ciencia fundada en una teoría no probada,  la convierte en  ciencia ó creencia?”.   

 Por su origen

      Muchos creen que el evolucionismo tiene un origen puramente racional y científico pero al analizar la historia vemos otra cosa. Hay quienes acusan a la religión por el atraso de la ciencia en la Edad Media, sin embargo se olvidan de que en esos años La Biblia era un libro cerrado, prácticamente prohibido,  por eso es que la superstición tomo el lugar de la ciencia. Había intelectuales que  estudiaban al filósofo griego Aristóteles buscando ideas acerca de la ciencia. Creían, por ejemplo, que el universo giraba alrededor de la tierra y aún creían que las ranas y los peces se formaban en el cielo durante las tormentas y que luego llovían sobre la tierra. Aristóteles creía que la naturaleza misma es una fuerza y que la humanidad está ligada en una unión mística con las rocas, los árboles y los animales. Al aceptar las ideas de Aristóteles la gente en el fondo adoraba a la naturaleza es una especie de panteísmo esotérico; y debido a que no entendían la naturaleza, la temían.  Su superstición y temor a la naturaleza les impedía estudiarla científicamente.  Así pues la teoría de la evolución de alguna manera se inspira en la idea  esotérica, budista ó panteísta de que uno puede evolucionar por sí mismo.  Entonces Darwin de alguna manera, inspirado sabe Dios por qué espíritu, trasladó la idea ocultista de la autosuficiencia espiritual  y la convirtió en la autosuficiencia del universo  que es lo que en el fondo la teoría de la evolución postula. Y como no hay mentira más creíble que aquella que se disfraza de ciencia el mundo la aceptó.

             Pero no todo es tinieblas,  gracias a la Reforma de Martin Lutero, la luz de la verdad llegó a Europa y muchos fueron librados de supersticiones irracionales de origen pagano  y es asó como surgen los más grandes científicos de la historia que no fueron evolucionistas sino creyentes, tales como:

     Johan Keppler que dijo “Podemos observar la manera en que Dios, como un gran constructor, ha puesto el fundamento del mundo conforme a un orden y leyes”.

     Galileo que tampoco fue ateo dijo “Cien pasajes de la Sagrada Escritura nos enseñan que la gloria y la grandeza del todopoderoso Dios están magníficamente representadas en todas sus obras y divinamente leídas en el libro abierto del cielo”.

     É Isaac Newton  afirmó: “El universo fue correctamente diseñado como templo de Dios. Este Ser gobierna todas las cosas como Señor sobre todo”.

Por su amoralidad

    La teoría de la evolución al postular que Dios no existe y que todo es producto del azar y el tiempo, ha despojado a muchos seres humanos del sentido ético ó moral que viene de la religión. Por eso es que surgen filosofías egocéntricas como las de Nietszche quien creyéndose un superhombre despotricando de los principios espirituales termina en la locura, filosofías que aún así son usadas por políticos ó ideólogos, ó tiranos para justificar sus intereses. Por ejemplo, los intelectuales del antiguo imperio británico, contemporáneos de Darwin, solían justificar su dominio sobre otros pueblos é incluso el racismo basándose en la ideal de la “supervivencia del más apto”. Y en la pasada Europa Oriental se postulaba  que la dialéctica ó la evolución de la historia traería la sociedad ideal pero como es sabido eso nunca ocurrió.  El mismo Hitler, inspirado en las ideas evolucionistas y egocéntricas de Nietzsche y Darwin, llegó a creerse un superhombre con derecho a exterminar a otros seres humanos de la manera mas cruel que se pueda concebir.

     Por otra parte algunos intelectuales inspirados en Schopenhauer afirman que el arte también estaría evolucionando. Sin embargo, es notorio, para los que hemos asistido a eventos culturales, de que el arte lamentablemente está dejando de ser lo que solía ser, es decir, la expresión estética de las almas más sensibles en armonía con la naturaleza y los valores espirituales más elevados.

             Así pues, en medio de este ambiente surgen las filosofías postmodernas contemporáneas que declaran que todo es relativo, que nada es bueno ni malo, que todo es según el cristal con que se mire y como consecuencia de esto hasta las leyes son alteradas para permitir, promover ó facilitar el desarrollo (supuesta evolución) de actividades lamentables y destructivas tales como: el divorcio inmediato, el aborto por cualquier causa, el matrimonio gay , la crianza de niños por parejas homosexuales, la eutanasia si el paciente lo pide, como si una persona profundamente deprimida por un mal pudiera decidir sensatamente, la clonación  humana ó tal vez deberíamos decir inhumana y los transgénicos que según estudios científicos podrían afectar la salud de maneras insospechadas en los próximos años.

       Sobre el hedonismo reinante como consecuencia de estas filosofías el brillante escritor y teólogo Salvador Dellutri afirma: “La diferenciación de sexos no es una moda ni una   costumbre, nace de una aceptación de las diferencias biológicas y psicológicas. La deliberada ambigüedad en la vestimenta para producir confusión y la rebeldía contra las leyes naturales señalan un rechazo muy profundo a la identidad sexual y son síntomas que evidencian una sociedad enferma y decadente”.

 Conclusión

             Considerando como una teoría con tan poco fundamento científico  ha podido convertirse en la ortodoxia dominante, el científico y filósofo Ludwig von Bertalanffy afirmó: “Pienso de que el hecho de que una teoría tan vaga, tan insuficientemente verificable, tan lejos de los criterios aplicados en la ciencia “dura”, se haya vuelto un dogma, solo puede explicarse en términos sociológicos ”. Y yo añadiría no solo sociológicos sino sobre todo morales y espirituales.  

               Si bien es cierto que por medio de la razón y la lógica, al reconocer el complejo orden natural de la naturaleza, se puede llegar a aceptar la existencia de un Ser inteligente, como hace poco lo reconoció un ex-ateo filósofo inglés,  solo la fe en la verdad nos puede permitir llegar a la unidad espiritual con el Ser supremo. A propósito el filósofo Antony Flew  declaró:  “Lo que creo que el ADN ha demostrado, debido a la increíble complejidad de los mecanismos que son necesarios para generar vida, es que tiene que haber participado una inteligencia superior en el funcionamiento unitario de elementos extraordinariamente diferentes entre sí. Es la enorme complejidad del gran número de elementos que participan en este proceso y la enorme sutileza de los modos que hacen posible que trabajen juntos. Esa gran complejidad de los mecanismos que se dan en el origen de la vida es lo que me llevó a pensar en la participación de una inteligencia”.

   Ante el cada vez mas evidente diseño inteligente del universo y de la vida vale la pena recordar las palabras del apóstol Pablo en su carta a los romanos “Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas…”

      Finalmente, si bien es cierto que con esto no pretendo haber cubierto todo lo que se podría tratar con respecto a este tema, espero que al menos algunos sinceros defensores del Darwinismo empiecen a preguntarse si realmente tienen la razón.

Alberto Gonzales Z.

La locura de Knietzsche

enero 11, 2008

Tal como lo explica el siguiente artículo en inglés, el ego elefantiásico de Nietzche no pudo resistir que sus escritos fueran recibidos con apatía durante su vida. Curiosamente su filosofìa recien comenzó a ser estudiada cuando ya tenía 10 años de loco, es poco probable que haya perdido la razón por la sífilis que es una enfermedad física, sino por una cosmovisión exacerbadamente egocentrista que lo llevó a creerse supremo, su arrogancia llegó a tal grado de irracionalidad que escribió títulos como: “Por qué soy tan inteligente” ó “Por qué escribo libros tan buenos”, así pues su ezquizofrenia fue consecuencia de un pensamiento que con el tiempo fue cada vez menos convencional hasta llegar a la pérdida de la razón que creía tener. De ahí la convicción racional de que la falta de fe puede ser peligrosa para la salud no solo física sino también mental.

Nietzsche madness

by Evan Lagasse

Friedrich Nietzsche’s self-aggrandizing ego could not withstand the sting inflicted by the general apathy that greeted his writings during his lifetime.

Ironically, by the 1890s, when intellectuals in his native Germany finally began widely studying the existential philosopher, Nietzsche had already descended into a 10-year madness.

Nietzsche’s illness, which also left him physically deteriorated, was diagnosed by doctors at the University of Jena as progressive paralysis on a syphilitic basis, according to the Web site, “Nietzsche in Castilian.”

This diagnosis has since been challenged and debated.

Whatever the cause, his diagnosed dementia encompassed only the final years of his life, but it acted almost as a zenith for a thought process that became less and less conventional as the years went by.

His prodigious rise to university professor at the age of 24 was less the result of hard work in the teaching field and more a byproduct of his considerable intelligence.

He had little taste for anything but his philosophical work.

Nietzsche, like Nash, thought on a different plane, toeing the line between exceptional human thought and nonsense, the quirky behavior of an eccentric and insane person.

He would eventually slip fully into madness.

His final book, “Ecce Homo,” written in 1888 but published posthumously in 1908 along with letters he wrote around the same time, provide some insight into Nietzsche’s dementia.

Nietzsche’s intelligence was rivaled only by his arrogance, which grew even stronger toward the end. Among the chapter names in “Ecce Homo” were “Why I am So Clever” and “Why I Write Such Good Books.”

He began signing his correspondence with the name of Dionysus, the Greek god of wine, fertility and agriculture.

In three drafts of the same letter, he signed the first “Nietzsche Caesar Dionysus,” then “Nietzsche Dionysus” and then simply “Dionysus.”

According to the Web site brainyquote.com, Nietzsche once wrote, “For art to exist, for any sort of aesthetic activity to exist, a certain physiological precondition is indispensable: intoxication.”

Dionysus was associated with the “personal delivery from the daily world through physical or spiritual intoxication,” according to Encyclopedia Mythica.

Nietzsche’s intoxication was not physical like Parker’s but more of the ethereal variety like Nash’s.

Nietzsche, like Nash, believed that his “insane” thoughts were essential to his philosophical ponderings. In the end, however, these thoughts became less and less grounded in reality, consuming not only his life but something he deemed much more important, his life’s work.

Filosofía griega: ¿Cuna de la razón ó esoterismo seudoracional?

enero 11, 2008
FILOSOFIA GRIEGA: ¿CUNA DE LA RAZÒN O ESOTERISMO SEUDORACIONAL?

El filosofo griego Platón creía en la reencarnación, y decía que nosotros al aprender en verdad recordamos lo que ya habíamos visto en nuestra vida pasada. El alma que es inmortal había estado contemplando las ideas puras, y este mundo solo es un pálido reflejo de ese mundo ideal.
Así pues el padre de la tan mentada filosofía griega no era más que un esotérico que al igual que sus colegas hindús creía en cosas tan irracionales y absurdas como la reencarnación, o sea que si te portabas mal te convertias en sapo, obviamente el infierno es mucho mas creible que eso, por lo tanto la razòn no puede basarse en filosofías humanas antojadizas y esotéricas sino en la única verdad confiable transmitida por Dios a los hombres, es decir, Jesucristo, la única auténtica encarnación de Dios que ha habido en el mundo.

Alberto Gonzales Z

¿Todos los caminos llevan al cielo?

enero 11, 2008

¡ Buen día ! Suena bonito tratar de reconciliar a todas las religiones y filosofìas en una sola creencia como pretenden los gnósticos, pero en realidad solo se lograría una mezcla esotérica y antinatural que estancarìa a toda la humanidad en la mediocridad moral y espiritual, por el simple hecho de que así como no se puede juntar el agua y el aceite, ni la luz con las tinieblas, no se puede juntar la verdad con el error, pues si todos los caminos llevaran al cielo hace tiempo que el mundo sería un paraiso, pero obviamente las creencias paganas que promueven la idolatría, la promiscuidad y los sacrificios humanos no llevan a ningún cielo, por eso es fundamental vincularnos con el Creador del maravilloso diseño inteligente que nos rodea, no por medio de nuestros mèritos sino por medio de la fe transformadora en el sacrificio expiatorio de Jesucristo por nuestras maldades.
Es cuestión de fe, razón y sentido común.

Atentamente,
Alberto Gonzales Z.